LA HISTORIA DE LOS DEDOS

 

Tras mucho tiempo sin querer saber nada del mundo…de ir a por el pan,comprar ropa a mis peques,ver escaparates…un día decidí enfrentarme a ese día a día…
Fui al taller de carpintería…
“Buenos días Manolo,que tal estás?..”
“Hola Lourdes,cuanto tiempo sin verla!!Como va todo?…con la pandemia ha sido todo un caos…”
“Pues estamos regular,pasando momentos difíciles…”le contesté yo.
“Y eso?,ha pasado algo?”…
“Si Manolo…lo peor que le puede pasar a unos padres…tener que despedir a un hijo…por eso he venido,para encargarte una cajita para guardar todas sus cositas…mi mayor tesoro..”
“No sabía nada…cuando ocurrió?”…
Es una larga historia…luchamos mucho por su vida aunque la situación era difícil pero finalmente el destino decidió por ELLA,por nosotros…por todos aquellos que esperábamos con infinita ilusión su llegada y a los 7 meses tras una complicación mi hija nació y se fue entre los brazos de su papá y de los míos…”
El me miró y sin soltar el serrucho me contestó…
“Ah no pasa nada…era muy pequeña y tienes dos hijos más que te hacen mucha falta…”
Yo le mire…sentí pena,tristeza mezclado con enfado e incomprensión pero no le contesté a su “sentido pésame”…y seguí con la conversación…
“Manolo te conozco desde hace tiempo y me he fijado que te falta tu dedo meñique y la primera falange del índice”…
“Si…los perdí muy joven,con 12 años ayudando a mi padre en el taller…”Me contestó.
“Te dolió más tu dedo meñique por ser más pequeño que el índice por ser más grande”?…Le pregunté.
“No…el dolor fue tremendo en los dos…!!!!”
“Y por ser joven y llevar poco tiempo con esos dedos formando parte de ti,de tu ser,de tu cuerpo (solo tenías 12 años)…hizo que fuera menos traumático y doloroso??…”
El dejo el serrucho en la mesa,me miró con el cejo de aquella manera y con un tono poco agradable me contestó…
“Perder mis dedos fue una trastada, me marco muchísimo y da igual que seas joven o viejo para perder algo tan valioso y necesario!!!!”
“Suponía todo lo que dices y sientes Manolo…que te doliera tanto tu dedo pequeño como el grande y que es una tontería haberte preguntado que por el hecho de que llevarás poco tiempo con ellos al ser tan joven cuando los perdistes sería un consuelo o alivio para ti…”Le contesté yo con un tono amigo y cercano.
Manolo me miró y relajo la cara y su entonación fue neutra de nuevo.
“Me pongo en tu lugar y siento que tuvo que ser muy doloroso para ti…tanto el dolor físico como el emocional por haber perdido una parte de ti,de tu persona…sentirías que te faltaba algo y que aunque tuvieras casi 9 dedos más tú querías aquellos que te faltaban para ser completo…a que si?”…
“Pues claro Lourdes!!!…es normal…”
“Si que lo es…”Le contesté yo..
“Te costaría mucho aprender y hacer cosas sin ellos…a utilizar tus manos de otra manera para poder suplir esa gran falta…tuvo que ser un camino duro y difícil…”
“Pues si …estuve muy deprimido,me costaba mucho hacerme a la idea de no tener mi mano entera…me faltaba algo…”
“Ya,te entiendo Manolo…tuvieron que ser días tremendos…perder algo tan valioso y necesario para ti,algo que formaba parte de tu ser… integrar esa falta,aprender a vivir y hacer cosas sin ellos…”
“Si…me costó mucho…y los críos se reían…no me entendían…”
“Lo siento Manolo…y seguro que no te consolaba o incluso te molestaría que te dijeran que era el dedo pequeño y que tenías más dedos o que peor hubiera sido haber perdido la mano entera o cosas así…no?
“Efectivamente…seguro que si lo hubieran perdido ellos no lo verian tan sencillo ni pensarían así…”
“Pues si…la verdad que es duro que resten dolor o importancia a una perdida que tan solo el que la sufre sabe lo que supone”…le dije yo.
“Te desenvuelves muy bien en el taller pero creo que seguirás anhelando a tus 10 dedos,que seguirás pensando por qué te pasó a ti ese accidente,incluso te culparas por no haber estado atento a aquella máquina y así haber podido evitarlo…sentirás que la vida no fue justa….”
“Así es Lourdes…mi padre me regaño mucho…pero yo no tuve la culpa…fue mala suerte…”
“Manolo…y después de tanto tiempo…te sigue doliendo,ese dolor de miembro fantasma?”
“Uyyyyyyy….Siiii!!!! a veces un simple cambio de tiempo o el roce con las sábanas o incluso de repente me dan como calambres….esto será así toda la vida según me dijo el doctor…”
“Te entiendo..hay cosas que doleran toda la vida y a veces sin nada que lo precipite doleran de nuevo aunque sea más llevadero con el tiempo…”
“Así es…”Me contestó Manolo.
“Por cierto,la mesita que me hiciste era preciosa…”
“Gracias…con el paso de los años he ido aprendiendo a utilizar mis manos de otras maneras y a tener ilusión por mí trabajo…pensé que no lo lograría jamás y que tendría que dejar el taller y dedicarme a otra cosa…”Me relato alegre y orgulloso Manolo.
“Has sido muy tenaz y valiente Manolo!!!…aunque fue duro lo que te paso poco a poco has ido integrando esa perdida…”
“Pues fíjate que todavía cuando me miró las manos recuerdo aquello y me emociono…”
“No lo pongo en duda…seguro que desde las cosas más sencillas como coger un martillo hasta las cosas más bonitas como agarrar las manos a tus nietos…notarás que esa mano no está completa…que te falta algo…”
“Si…esa sensación de falta siempre se tiene aunque no te quede otra que acostumbrarte …”
“Pues nosotros Manolo perdimos a nuestra pequeña,se llama Beatríz Paz, vivió en mi pensamiento cuando desee un hijo más,28 semanas dentro de mi siendo las dos una,menos de una hora en este mundo hasta que dio su último suspiro en mis brazos y vivirá toda mi vida en mi hasta que su alma y la mía se vuelvan a encontrar…
Mi niña fue y será una parte de mi,un trocito de mi alma ,de mi ser y su muerte me ha dejado incompleta y tengo que aprender a vivir con ella de otra manera al igual que tú tuviste que aprender y aceptar la perdida de tus dedos…
Y al igual que tú…yo siento que perder algo tan valioso e importante como es una hija no se mide en si es grande o pequeña,si se tienen más o no porque no hay nada ni nadie que pueda sustituirlo…
El vínculo con un hijo nace desde que se piensa y no acaba nunca…es tan fuerte que ni la muerte puede con el!!!”….
Manolo me miró,creo que después de nuestra amena conversación se dio cuenta de muchas cosas pues termino con estas palabras y con ellas la “LA HISTORIA DE LOS DEDOS…”
“Siento mucho lo de Beatriz,tienes razón que da igual el momento en que se vayan,perder un hijo no tiene nombre… Haré la caja más bonita del mundo y seguro que ella suple mi falta de dedos con los suyos…Es un honor este encargo y ánimo…!
“Gracias Manolo…seguro que la haces preciosa”
“Hasta la vista”
“Adiós Lourdes”
Lourdes, mamá de Beatriz Paz

Artículos relacionados

4 septiembre, 2021

Cosas que me están ayudando en mi duelo

Cosas que me están ayudando en mi camino por

28 agosto, 2021

No tengas miedo. No estás sola

No tengas miedo. No estás sola No tengas miedo

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

17 + diez =