En memoria de MÍA

La posibilidad (o no) de despedirse de un ser querido que fallece va a marcar cualitativamente su duelo posterior. Y si ese ser querido es un hijo dentro del vientre materno, independientemente de las semanas de gestación, la importancia de despedirse de él va a marcar toda la vida posterior, el afrontamiento, el recuerdo y el futuro como padres.

En todo esto la sanidad juega un papel crucial en la atención emocional de los padres huérfilos. Cuando hay mucho dolor y sufrimiento se puede decidir no ver al hijo fallecido ni despedirse de él, por bloqueo emocional. Pero posteriormente son muchos los padres que desean retomar esta despedida, por eso los profesionales debemos estar formados y preparados para esta circunstancia y darle de nuevo esta opción a los padres.

Este es el caso de María y Fran, los padres de Mía, una preciosa niña de 19 sdg que falleció el 25 de enero y que dos semanas después pudieron despedirse de su pequeña. Gracias a técnicos sensibilizados del servicio de Anatomía Patológica, jefe de turno, celadores, servicio funerario y asociaciones como Matrioskas, que abogan por los rituales de despedida para el inicio de un duelo sano, estos padres han podido despedir a su hija dándole identidad, un lugar en sus corazones y su familia, digerir emocionalmente la situación, y empezar a transitar su duelo

Gracias a todos los que habéis hecho posible esta bella despedida…

Artículos relacionados

25 septiembre, 2022

Héroes y grandes historias de amor

HEROES Y GRANDES HISTORIAS DE AMOR ✨💝🦋 En recuerdo

4 septiembre, 2021

Cosas que me están ayudando en mi duelo

Cosas que me están ayudando en mi camino por

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

dieciseis − once =