Hola! Mi nombre es Lucia González. Soy del Puerto de Santa María (Cádiz).

Me quedé embarazada hace un año. El “padre” no quiso hacerse responsable y casi que me “forzaba” a abortar. Yo decidí dejar la relación y seguir adelante yo sola con mi bebe. No me importaba en absoluto. Deseaba ser madre, y porque no decirlo… deseaba ser madre soltera!!! 

La noticia la guardé en secreto durante todas las navidades, quería darles a mis padres el notición el día de Reyes como regalo. 

Pero la sorpresa me la llevé yo unos días antes en la primera eco. En mi tripa latían dos corazones! “Lucia, ¿donde te estas metiendo? Tu sola con dos bebes. Eres comercial y cobras 600 euros y pagas un alquiler de 400. ¿Me las apañaría con mi triste sueldo y dos bebes?.”

Lloré, lloré durante horas, me vi apabullada, con más miedo que antes pero algo dentro de mi me decía que aunque fuese una locura, era una locura preciosa!!! 

Llegó el día de Reyes y les preparé a mis padres unos bodys con la noticia, “Ascendida a abuela” y “Mi abuelo me enseñará todas las gamberradas”. Los grabé en video mientras abrían el regalo de sus vidas. Sabia que la noticia les haría muy felices, estaban deseando ser abuelos, pero… ¿de dos? ¿Era el mejor momento económico? ¿No eran muy mayores para tener que ayudarme con dos bebes? Porque si, vamos a ser a realista, necesitaria de su ayuda. Finalmente la noticia se la tomaron mucho mejor que yo.

Empezaron las consultas, como son dos pasamos a alto riesgo. A las 12 semanas, la segunda vez que vi esas dos cabecitas y esos dos cuerpecitos tan pequeños y distorsionados, pero la primera vez que escuche esos dos corazoncitos. Claramente había un bebe mucho más grande pero todo estaba en orden.

El embarazo iba muy bien, nada de nauseas ni dolores aunque si mucho insomnio pero comparándome con mis amigas… no tenia porque quejarme. Algo triste, porque el embarazo sola es difícil, es duro no tener una pareja a quien contarle los cambios en tu cuerpo o las primeras pataditas que se notan pero lo importante era que todo iba sobre ruedas!

El día de mi cumpleaños, mis padres me regalaron pagarme una consulta por privado. Y allí que fuimos, definitivamente me informan que están en la misma bolsa, son gemelos y el sexo es… tachan, tachaaannn!!! Niñas!!!! Mae mia, mae mia! Llevo dentro a mis dos mejores amigas para toda la vida!!! Que alegría, siempre diré que… nunca es demasiado rosa!!! 

Los nombres ya estaban mas que pensados. Celia era la más pequeña y Emma la más grande, lo decidi así simplemente por saber diferenciarlas incluso aun dentro.

El embarazo empieza a ser pesado, ya estoy de 5 meses. La barriga en este mes crece descomunalmente, el insomnio se acentúa, duermo unas dos horas al día nada mas. Las pulsaciones se elevan, mi tensión se baja y mis paseos con mamá cada vez eran mas cortos de distancia y mas largos de tiempo. Hacíamos más paradas que un Nazareno, no podía respirar, me faltaba el aire.

Miércoles, 3 de Abril de 2019. Eco 20 de nuevo en Puerto Real. Me vuelven a confirmar desde el primer minuto que son dos niñas, que solo ve una bolsa y una placenta y que posiblemente en la semana 30 (10 de Junio) se me provoque el parto por cesárea, las niñas nacerán prematuras ya que es un tipo de embarazo complicado. Le comento que tengo dolor abajo del abdomen, como si una de las niñas me empujara hacia abajo. Ella me manda a pasar por urgencias para que me miren en la planta de urgencias de gine, pero no. En urgencias no me suben, solo me hacen una analítica de orina y me dicen que es una simple infección. No me suben a gine ni me ponen correas. ¿Es esto normal estando de alto riesgo y de cinco meses y medio?

Jueves 4 de Abril. Que dolor mas fuerte! No puedo ni moverme de la cama, ni estar encogida, ni sentada ni acostada. Qué “infección de orina” tan dolorosa no?

Pase todo el Jueves en cama y a las 2 de la madrugada el dolor empezó a ser insoportable y al ir al baño…. Oh, no! Sangre!! Y un liquido transparente que no se que es. (Ignorancia de una madre primeriza y que ni se le pasaba por la cabeza que estaba de parto) 

<<Mamá!!! Vístete, nos vamos para Cádiz>>

Viernes 5 de Abril. En mi llegada al hospital, la primera ginecóloga me informa que he roto bolsa y que estoy de parto. <<¿Perdona? ¿Eso como va a ser? Ayer tuve la eco20 y todo estaba bien!! ¿Porque nadie me lo vio? ¿Y ahora que? ¿Van para la incubadora? ¿Hoy mismo nacerán? >>

Miles de preguntas, miles de miedos…

Dos horas mas tarde me vio su excelentísima eminencia Doctor Roman Broullon. El me explicó los tres tipos de embarazos gemelares que existían y se dispuso después a ver cual era el mío, ya que en mis informes de Puerto Real todos eran diferentes y no se aclaraban. 

La eco no duró mucho, quizás 40 segundos. El si que tuvo claro lo que vio, lo que había, lo que ocurría.  

Sus palabras fueron las mas duras que he escuchado jamás! <<Tienes un tipo de embarazo que por suerte no es frecuente, es denominado raro. Se llama de transfusión feto-fetal. La bebe mas pequeña (Celia) esta transfiriendo toda su sangre a la bebe mas grande (Emma)y esta tiene un exceso de sangre y de liquido amniótico. Esto es inviable, tiene un 90% de mortalidad. Vamos a estar expectantes contigo, lo importante es salvarte a ti y haremos todo lo que se pueda… bla, bla, bla…>> Yo ya no escuché nada mas, de hecho, creo que no oía nada! Solo le veía mover la boca. SHOCK!!!!

Llego un ángel caído del cielo, me tocó una excelente matrona, Yolanda. Que importante es que existan profesionales con empatía y vocación. 

Fueron 20 horas de parto, con muchas, muchas, muchas contracciones, a las 8 de la tarde decidieron que ya estaba suficiente dilatada y podían ponerme la epidural, pero todo empezó a dolerme mas y seguimos con una segunda epidural. Pero nada, todo me dolía más, mi box estaba repleto de médicos, ginecólogos y enfermeros, todos expectantes. <<Por favor, sacármelas ya, no aguanto mas, me duele muchísimo>> Pero Emma no había roto su bolsa aun, y por mas que lo intentaron, no se rompió pero yo ya tenia temblores por todo el cuerpo y empecé a verlo todo blanco. <<¿Me voy a morir ya?>> pregunté.  

Inmediatamente me pasaron para quirófano <<Mama, papa… No lloréis, que yo soy fuerte y seguro que vuelvo>>

En quirófano se dieron cuenta que la epidural no me había hecho efecto,  decidieron ponerme la espinal, una, otra, otra, otra y así hasta 9 veces!! Pppfff!!! Me rindo, sacarlas ya que yo ya paso, me quiero morir ya!

Una sabana verde me tapaba para no verlas (así lo decidi y hoy por hoy, me arrepiento, me quedo con las ganas de no haber visto sus caritas. ¿Se parecerían a mi?). Me pidieron que empujara <<¿Como se empuja? No se. No he ido a clases aún >> 

Pero pude, a las 21:30h de aquel 5 de Abril de 2019 ahí estaba ya Celia, mi pequeña y dulce Celia. Tan pequeñita y sensible, pero que astuta… como sabia que la infección yo no la soportaría más y decidió salir ya para salvarme antes de que me ocurriera algo. Eras tan generosa, que desde la barriga ya dabas TODO de ti a tu hermana y a mi, hasta tu sangre!

Tres empujones y dos minutos más y ahí llegó la revoltosa y fuerte Emma. Mi niña, que dura eras, sales a mi. Con genio y carácter! Y lo sacaste, por eso te escuché, un llanto minúsculo, suave y corto, que se paró en cuanto te separaron de mi cortando nuestro cordón (aunque hay cordones que nunca se cortan). 

Y nada, ahí seguía yo! <<Yoli, ya no me muero no?>> le pregunte a mi ángel/matrona. Y ella negó con la cabeza y con una medio sonrisa.

Pasé dos días en el hospital y llego la hora de darme el alta. Ay no!!! No quiero volver a la realidad. La vida ahora me va a doler todos los días, ya nunca mas seré la misma, como lo hago? Me voy con mis brazos vacíos. Por donde empiezo? Que quiero? Quien soy? Otra vez cientos de preguntas!!!

Hasta que al día siguiente mi ángel me llamó… <<Hola Lucia, soy Yolanda, primero como estas? Y segundo, te llamo para darte el número de una chica que se llama Aroa, también te llamará Eirene. Ellas están formando una Asociación que se llama Matrioskas, te ayudaran con tu dolor>>

Efectivamente, desde el primer día, desde sus primeras pautas, desde el primer café.

Matrioskas, asociación andaluza de apoyo al duelo gestacional, perinatal y neonatal. Con sede en Jerez de la Frontera. Siempre diré que son ángeles caídos del cielo para aliviar el dolor por los ángeles que suben. Para tod@s los que necesitéis apoyo podéis contactar en infoasociacionmatrioskas@gmail.com o al teléfono 665206863

El dolor es imposible que me lo quiten, ni ellas ni nadie pero si que me lo han calmado. Ellas comparten el duelo conmigo, ya adoran a Celia y Emma tanto como yo. Igual que a Valeria, Inés, Antonio, Juan Carlitos, Leo, Maria, Rocio, Felipe…  Nunca me imaginaria que después de tantos días de desconcierto, de dudas, de culpas… ahora puedo decir que he convertido el dolor en amor.

Aprovecho para reivindicar que pasamos por un duelo como si fuera el mismo de un adulto. No queremos que esto sea un tabú. No queremos que quiten importancia a nuestros hijos con frases como: Ya tendrás otro! Eres joven aun! Vendria con alguna enfermedad! Mejor ahora que mas tarde!…. No, nuestros hijos no son reemplazables. Podre tener mas hijos pero nunca volverán Celia y Emma.

Celia, Emma, gracias por darme mas vida vosotras a mi que yo a vosotras. 

Os ama y os echa de menos, mamá. Hasta pronto.

Artículos relacionados

19 octubre, 2020

A mi Felipe

Mi precioso Felipe, Sólo habían pasado dos semanas desde

18 octubre, 2020

Querido Martín…

Buenas, ante todo deciros que me cuesta todavía recordar

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

doce + catorce =